Descubriendo el aprendizaje a nivel tribal

Los humanos tenemos una diversidad cultural sobresaliente. Distintos grupos, llamémoslos tribus, tienen distinta organización política, económica, usan tecnologías diversas, tienen diferentes religiones y creencias, etc. La explicación de esta gran diversidad, normalmente entra dentro de una de estas dos categorías:

  1. Los humanos hemos ocupado y habitamos en casi todas partes del mundo, la variedad de comportamientos en las distintas tribus, se debe a la diversidad ambiental y el hecho de que los humanos somos bastante buenos resolviendo problemas. Las diversas condiciones ambientales, dan como resultado distintos comportamientos, pero incluso cuando estas condiciones son similares, la gente es tan ingeniosa que logra crear soluciones diferentes a los mismo retos ambientales.
  2. Los diferentes comportamientos son resultado de las tradiciones culturales. Claro que hay algunas limitantes ambientales, la gente que vive en el desierto no pesca. La diversidad es así de grande, gracias a que los pequeños cambios son preservados con fidelidad. La gente sigue haciendo lo que la tribu siempre ha hecho.

 

educación cultural 2

La primera premisa propone que las condiciones ambientales de un lugar, determinan el comportamiento de la tribu que lo habita. Dos premisas pueden surgir de la segunda premisa: a. las tribus que viven cerca unas de otras, tendrán un comportamiento más similar; b. Los comportamientos se conservarán a lo largo de generaciones.

Un estudio reciente trató de indagar en ambas premisas usando un enorme conjunto de datos que abarcaban unas 178 tribus del Noroeste de los Estados Unidos de América, el conjunto de datos incluía un registro 297 variables de comportamiento (prácticas religiosas, organización familiar, alimentación, etc) y 133 variables relacionadas a las condiciones ambientales (altitud, características del terreno, precipitación pluvial, flora y fauna, etc) Todos estos datos representaban las condiciones en el que se encontraba cada tribu en el momento en que se encontraron por primera vez, con los europeos.

La distancia entre tribus fue fácil de medir. Los investigadores usaron un lenguaje filogenético como representativo de filogenia cultural. Análisis de lenguajes similares dio paso a un “árbol evolutivo” de lenguas, así que la distancia entre dos de las lenguas cualquiera, en el árbol, puede medirse con el ancestro común, más reciente.

La pregunta interesante es cuál de las tres variables predice si dos tribus muestran comportamientos similares. Si el comportamiento es, sobre todo, un asunto de individuos inteligentes que se adaptan a la naturaleza local, entonces, las tribus que habitan terrenos similares deben comportarse de formas parecidas. Pero si el aprendizaje es sobre todo social, entonces las tribus que son física y/o culturalmente cercanas, deben de tender a comportarse de modos similares.
Los resultados muestran que tanto la historia cultural como la ecología, lo afectan todo. Pero la historia cultural predomina. Dentro de la historia cultural, la filogenia resultó más importante que la distancia espacial.
educación cultural

Este análisis es acerca de comportamiento de grupos, se enfoca en las cosas que más hace la gente dentro de una tribu. Pero el resultado que muestra la importancia de el aprendizaje social, debe ser una lección para aquellos de nosotros que pensamos acerca de la educación de individuos. Es fácil sorprenderse con la inteligencia de la mente humana y ver la mayor parte del desarrollo cognitivo como la mente intrépida del individuo, que explora el terreno como un pequeño científico.

Ese es ciertamente el énfasis que nos hacen muchos sicólogos. El célebre sobre el aprendizaje social de Bandura, la figura sobresaliente de Piaget que pone los descubrimientos individuales del infante en el centro del aprendizaje.
Cuando se trata de escolarización, algunas veces tenemos ese sensación similar de reverencia, por el aprendizaje que es producto de una mente individual que trabaja, más que por la simple copia de la solución de alguien más. Es verdad que sólo se logra la verdadera invención/innovación a raíz del pensamiento original. Pero es mucho más rápido y seguro copiar lo que los otros ya han hecho. Quizá esta es la razón por la cual el aprendizaje social parece ser lo que jala al aprendizaje cultural.

 

Crear pequeñas comunidades de aprendizaje con el modelo de rotación de estaciones

Cuando alguien me pregunta: ¿Cómo hacemos para arreglar la educación?, siempre enfatizo en la importancia de crear pequeñas comunidades de aprendizaje, dentro del contexto de una clase. Creo firmemente que las comunidades de aprendizaje más efectivas, son aquellas que permiten que el maestro pase más tiempo trabajando de forma individual con cada estudiante o en pequeños grupos para poder personalizar la enseñanza.

grupos dentro del aula

Las pequeñas comunidades de aprendizaje, también le dan a los estudiantes más oportunidades de trabajar de forma colaborativa y de involucrarse con una variedad de actividades que atraen a distintos modelos de aprendizaje (auditivo, visual, táctil y cenestécico). Los estudiantes se conectan con el mundo en formas distintas, por lo tanto es importante mantener una variedad de actividades y tareas para asegurarnos de que cada estudiante recibe y procesa la información en una forma que sea conveniente para él/ella.

Mi interés en el aprendizaje semipresencial y entrelazar medios de aprendizaje para incluirlos tanto dentro de la clase como en línea, estaba motivado en parte, por mi deseo de crear comunidades de aprendizaje más centradas en el estudiante dentro de mi clase. Una forma de hacerlo, para los maestros interesados en esto, es experimentar con el Modelo de Rotación de Estaciones un modelo semipresencial de aprendizaje.

 

Modelo de Rotación de Estaciones

Este modelo hace exactamente lo que su nombre sugiere, los estudiantes cambian de lugar de una estación de aprendizaje a otra ya sea con un itinerario fijo o como el profesor juzgue más adecuado. Por lo menos, una de estas estaciones debe ser una estación de aprendizaje en línea, para que lo anterior sea considerado un aprendizaje semipresencial.

Esto no es un nuevo concepto en educación, por lo tanto resulta un modelo fácil para los maestros que están cambiando de un modelo educativo tradicional a uno de aprendizaje semipresencial. Pueden usar este modelo dentro de un salón de clases, simplemente dividiendo a los estudiantes en pequeños grupos y haciéndolos rotar a través de las distintas estaciones que se establecen dentro del salón o se puede rotar a la clase entera a través de una serie de actividades de aprendizaje.

Este es un modelo muy flexible y se puede usar con casi todas las edades o temas. Mis clases generalmente están compuestas por treinta estudiantes, por lo que trato de diseñar por lo menos seis estaciones, de ese modo mis estaciones no tienen más de cinco alumnos. Mis clases duran noventa minutos, por lo que trabajan de 12 a 15 minutos en cada estación, a veces dividimos el trabajo en dos días y así tenemos tiempos más largos, entre 25 y 30 min. Me es muy útil dibujar mis estaciones en un papel y hacerme las siguientes preguntas:

trabajo en grupos

  • ¿Cuál es el objetivo de cada estación? ¿Podrán los estudiantes producir algo con esto?
  • ¿Cuánto tiempo necesita cada estudiante en cada una de las estaciones? ¿Cuánto tardarán en transitar de una a otra?
  • ¿Qué material necesitarán en cada estación? ¿Cuántos aparatos se necesitarán para la estación de aprendizaje en línea? ¿Necesitan algún programa, aplicación o software en especial?
  • Cuál será la señal para que transiten de una estación a la siguiente?
  • ¿Las instrucciones las daré en clase, se las entregaré en hojas que pondré en cada una de las estaciones o en un mini video de instrucciones en cada estación?

 

 

Como maestro, lleva más tiempo planear este tipo de lecciones, sin embargo, los beneficios rebasan por mucho al reto de hacerlo. Me encanta trabajar en pequeños grupos y poder dar tiempo de calidad a mis alumnos frente a frente; responder a sus preguntas, darles apoyo o dirigirlos hacia las fuentes en línea o de otro tipo que pueden ayudarlos. A los estudiantes les encanta la libertad de la que gozan en este modelo, porque no estoy sobre ellos y no controlo el ritmo al que aprenden. Ellos están en control de su aprendizaje, lo que es mucho más poderoso.

Como profesores, no tenemos que usar este modelo en cada lección, pero es una forma fácil de explorar los beneficios de la mezcla del aprendizaje semipresencial y la interacción cara a cara, para poder crear pequeñas comunidades de aprendizaje que se centren principalmente y sobre todo, en los estudiantes.