¿Es que los estudiantes que eligen el aprendizaje autodirigido tienen mentores, guías e instructores?

Aquellos que no están familiarizados con el aprendizaje autodirigido, algunas veces tienen un estereotipo de lo que significa ser un aprendiz autodirigido. Uno de ellos es el de el estudiante solitario e independiente que hace todo a su manera. Depende sólo de sí mismo, sin apoyarse en maestros u otro tipo de instructores. Sin embargo, en mi estudio sobre el aprendizaje autodirigido, eso tiende estar muy lejos de la realidad. De hecho, muchos aprendices autodirigidos buscan guías y mentores en su búsqueda de conocimientos nuevos. Ellos son dueños del aprendizaje, pero buscan mentores y guías para lograr sus metas.

Este tipo de aprendizaje no es un aprendizaje solitario, ni anarquista, ni anti-profesores y tampoco es un egoísta. Al menos esa no es la visión de los que abogan por el aprendizaje autodirigido. Lo que lo hace diferente es que el aprendiz, no el profesor, ni la autoridad, se apropia de lo que quiere aprender, del por qué lo quiere aprender y del cómo lo quiere aprender. Nace de la convicción de que enseñar autosuficiencia y autodisciplina se hace de forma efectiva al crear un contexto donde uno puede practicar la autodisciplina y ser cada vez más autosuficiente.

aprendizaje autodirigido

Por tanto, crecer como un autodidacta, frecuentemente involucra el desarrollar una comprensión más profunda de lo que significa encontrar y aprender de instructores, mentores y otros guías.

Es interesante que muchos de estos contextos de aprendizaje, tienen tradiciones y prácticas muy ricas asociadas a la retroalimentación personalizada y frecuente. A mi me encanta ver este tipo de relación, cuando mi hijo va a su clase de Karate. Comienzan por sentarse en el piso en una forma muy estructurada, pero esto es porque cuando te sientas importa, cómo te sientas importa, cómo te vistes importa. El profesor está al frente y comienza la clase de forma parecida todos los días; los lleva a través de una serie de ejercicios, los estudiantes imitan lo que el profesor hace, sin embargo el profesor los esta observando atentamente y dando casi todas las instrucciones y correcciones de forma individual y no de modo grupal.

Los estudiantes deben concentrarse. Se concentran en las indicaciones del maestro, pero al mismo tiempo ponen mucha atención en lo que están haciendo. Se están involucrando en un tipo de práctica profunda, enfocada y deliberada. Algunas veces el profesor llama a alguien para que lleve acabo uno de los ejercicios al frente, los otros lo observan y aprenden. El profesor está casi completamente enfocado en ese estudiante, dándole toda la instrucción y corrección necesarios. Si alguien requiere de más ayuda, esa persona es colocada en el fondo del salón, para que trabaje con otro maestro, practicando incluso más mientras la clase progresa. Aquí no se juzga a nadie, ni hay vergüenza, es sólo parte del proceso. Es un método sobreentendido para mejorar y lograr llegar a las metas.

Considerando un contexto así, no parece muy autodirigido, de hecho entra más en la categoría del profesor que dirige el aprendizaje; sin embargo, cuando lo miramos atentamente, es un aprendizaje increíblemente personalizado y cada persona es retada a desarrollar una capacidad de crecimiento y autocorrección. Cuando veo a mi hijo practicando en casa, se hace auto-correcciones constantemente, no al final, sino en cada movimiento. Unos cuantos meses después de haber empezado en Karate, que comenzó a pensar y hablar con más precisión acerca de sus movimientos que de cualquier otro tema de su vida. Su comprensión de la práctica deliberada ha mejorado sorprendentemente. Su capacidad de concentración ha aumentado; en otras palabras, en este contexto donde un maestro dirige, él está desarrollando habilidades de crítica para auto-dirigirse.

aprendizaje autodirigido1

Sin embargo, esto es algo que él eligió. No lo forzamos a regresar a clase, él quiere hacerlo, esto le pertenece y esto hace que logre un conjunto de metas personales. Esto es lo que sucede con todos nosotros cuando crecemos como aprendices auto-dirigidos. Nos ponemos metas personales, exploramos nuestras opciones de aprendizaje (incluyendo contextos más estructurados), medimos los beneficios y limitaciones de nuestras opciones y elegimos aquellas que creemos que nos ayudarán más a lograr nuestros propósitos.

Todos podemos aprender de los demás, algunas veces de colegas, de gente que ha viajado más lejos en a través de camino específico, etc., esto es igual para un aprendiz auto-dirigido. De hecho el aprendiz auto-dirigido que se siente seguro de sí mismo, es capaz de ver que las opciones son mucho más extensas de lo que podemos imaginar. Por tanto, los aprendices auto-dirigidos, están abiertos a innumerables posibilidades de profesores, mentores, instructores y guías, en su búsqueda por aprender y experimentar nuevos conocimientos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>