La clave para motivar a los estudiantes

Es fundamental que tus estudiantes sepan que te importan y que te preocupas por ellos.
Es importante que sepan que cuentan contigo.
Es muy importante que sepan que quieres lo mejor para ellos.
Esto no es cualquier cosa.
Los estudiantes que crean todo lo anterior de su maestro, tendrán un profesor mucho más efectivo, que aquel maestro que no es considerado así por sus alumnos.

alumnos motivados
Esto lo hace todo mucho más sencillo: escuchar, estar atento, comportarse, madurar, ser independientes…
Muy pocas áreas de desarrollo social y académico, quedan intocadas por tu habilidad de comunicación con tus estudiantes. Pero sí hay un área que resulta la más beneficiada con todo esto, es un área con la que muchos profesores luchan. Es también uno de los campos más malentendidos, incluso, o especialmente por las escuelas encargadas de entrenar a los maestros. Esta área es la motivación.
El sólo saber que lo que más te importa es su bienestar, hace que los estudiantes confíen en ti y crean lo que digas. Logra que se involucren con tu visión para la clase.Lo repito, esto no es cualquier cosa, porque cuando los estudiantes creen que tus palabras son verdaderas, verdaderamente significan algo para ellos.
“Cree en ti mismo.”
“Puedes lograr esto.”
“Posees todo lo necesario para tener éxito.”
“Has hecho un buen trabajo.”


Cuando viene de alguien en quien confían y a quien admiran, las palabras correctas, pronunciadas en el momento justo, pueden provocar un incendio, incluso en el más apático de los estudiantes. Cuando son precedidas por una clase clara y bien explicada, y la expectativa de que el trabajo independiente realmente significa independiente, pueden transformar a una clase completa.
Sin embargo, existe otro ingrediente clave. Es uno que pone a muchos profesores algo nerviosos, un ingrediente que muy pocos se sienten capaces de mencionar entre sus compañeros. Es el siguiente: tienes que estar dispuesto a permitir que tus estudiantes fallen.
Así es, tus estudiantes tienen que saber que tú no vas a hacer una pizca del trabajos que a les corresponde a ellos. No vas a enseñar lo mismo una y otra vez. No vas a apapacharlos durante sus deberes. No vas a pretender que el trabajo inadecuado es aceptable, solamente para que un estudiante pueda pasar.
Tienen que tener muy claro que están verdaderamente solos. Tienen que ser concientes de que sin esfuerzo y compromiso con su trabajo, pueden desplomarse.

alumnos motivados 2
En los círculos de la educación hay una cierta reticencia a permitir que los estudiantes aprendan lecciones duras. Se ha convertido en una cuestión de honor, y de expectativas, que los maestros hagan más y sean más para sus estudiantes. Los administradores apoyan esto. La corriente actual de enseñanza acoge este concepto por completo. Pero es un desastre, tanto para los estudiantes como para los profesores. Mina la motivación de los alumnos. Los llena de aburrimiento e indiferencia. Los despoja de toda seguridad en sí mismos.
Es también una de las razones principales, por las cuales los profesores están estresados, exhaustos y buscando un cambio de carrera. Lo único que los estudiantes aprenden de un maestro que no los deja fallar, es indefensión. La única cosa que aprenden es que ellos solos no pueden.
Cuando hay un prospecto de fracaso, cuando existe un peligro verdadero de ser vencido, los estudiantes sienten el satisfactorio peso de la responsabilidad. Les da dirección, los reta, los llena de energía, responsabilidad, determinación y entusiasmo.
Cuando hay algo en la cuerda floja, sus motores motivacionales se encienden. Sus ojos brillan y sus espíritus se elevan. Desarrollan agallas y la mentalidad de que pueden mejorar en cualquier cosa si trabajan en ello. Esto es verdadera motivación. Nace de lecciones vibrantes y cautivadoras, enseñanzas claras y el hecho de que la responsabilidad sea totalmente del alumno y no de los profesores. Nace de un profesor que comunica a sus alumnos un amor incondicional. Nace del darle la bienvenida a la carga, a la independencia verdadera, y a la posibilidad real de fracaso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>